Asturias: Sanidad agilizará la incorporación de los facultativos tras un concurso de traslados

Se establecen tres días como máximo para ocupar la nueva plaza

Se acabaron los permisos de un mes para ocupar una plaza tras presentarse a un concurso de traslados. A partir de ahora, y como norma general, los facultativos que cambien de destino deberán incorporarse en su nuevo puesto a los tres días. Y en dos cuando los adjudicatarios ocuparan ya una plaza en el centro de destino o en la misma localidad. Es lo que dispone un decreto aprobado por el Gobierno del Principado de Asturias como medida para agilizar dichas incorporaciones y mejorar la calidad de la atención en los centros sanitarios.

El gerente del Servicio de Salud del Principado (sespa), José Ramón Riera, comentó el pasado 21 de junio que “en un concurso de traslados, entre que los médicos toman posesión y van a la plaza, pasa un tiempo que se disminuirá y que entendemos debe ser el mínimo posible para que cambien de lugar de trabajo y puedan empezar su labor asistencial”.

La conveniencia de acortar unos periodos de permiso que el propio Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) califica de «excesivos» se han hecho más que evidentes este mes de junio. Con una parte de la plantilla de Atención Primaria de vacaciones y cesados los médicos que ocupaban como interinos las plazas que salieron a concurso de traslados, aguardar a que los titulares ocuparan esos puestos suponía mantener cerradas consultas de Atención Primaria más tiempo del deseado. Por esa razón, el Sespa pidió a los propietarios de esas plazas que disfrutaran de unos pocos días ahora y aplazaran el resto a después del verano.

El Principado informó ayer de otra decisión para mejorar la continuidad de la atención sanitaria. Se trata de modificar el sistema de provisión de puestos de trabajo para fomentar la promoción interna en los centros de Atención Primaria. Pretende acabar con “la distorsión que supone, desde el punto de vista de la gestión de las plantillas, la designación como coordinador o responsable de enfermería de un profesional ajeno al equipo o que procede de otra zona básica de salud, por lo que carece de un puesto en la zona de destino”. La forma de evitarlo es “limitar la participación en las convocatorias para estos puestos al ámbito de la zona básica de salud”, de modo que todos los profesionales interesados dispongan ya de una plaza básica en ella.